Conoce el Bar Habanero del nieto de Fidel Castro

El bar es frecuentado por la farándula habanera. Muchos lo visitan esperanzados en poder hacerse unas fotos con Yomil y El Danny, reguetoneros del momento.

Conoce el Bar Habanero del nieto de Fidel Castro

Hagan lo que yo digo y no lo que yo hago ha sido frase celebre de los dictadores de todos los tiempos. Hace algunos meses medios digitales denunciaron el hecho de que uno de los nietos de Fidel Castro  opera una discoteca en la barriada de Miramar donde no hay límite de horarios, ni para  el consumo de alcohol u otras sustancias.

Se trata de Sandro Castro, hijo de Alexis Castro Soto del Valle, quien opera su famoso restaurante bar Fantasy, donde todo puede suceder.

Impresiona que como parte de estos negocios, los dueños y asistentes se hagan fotos con vasos de bebidas y Fidel Castro de fondo. Una ironía que no toleraría de seguro el Comandante en Jefe “eternizado en el poder en Cuba”, detalle con el que penosamente lucran sus descendientes.

De más esta decir que mientras el Gobierno de la capital cubana  suspendió “temporalmente” la emisión de licencias para la apertura de nuevos restaurantes privados; en esa misma fecha, e ignorando las orientaciones , se emitió un nuevo permiso para el bar-restaurant-discoteca que opera Sandro.

Ubicado en la intercepción de 7maA y 70, en Miramar, Fantasy, que antes fue un restaurante de comida italiana, es ahora una discoteca de moda, el lugar donde la élite juvenil disfruta la noche habanera sin horario, ni fecha en el calendario, como dice la tonada, ni reparos en el consumo de cualquier líquido o sustancia. El local se reserva el derecho de admisión y tiene un límite de capacidad para 90 personas, aunque la cifra supera, por mucho, el número de sillas establecido por la ley para restaurantes privados.

El lugar, frecuentado por la farándula y sus seguidores, tiene sus cuentas en instagram y otras populares redes sociales, donde los clientes rinden culto a las especulaciones que la “sociedad socialista condena”.

Precisamente allí, los reguetoneros del momento Yomil y El Danny, dejan constancia de su estadía y familiaridad con la familia real cubana, la familia Castro.

En La Habana se dice que los artistas son tan allegados a los Castro que en más de una ocasión se han visto involucrados en delitos que terminan en nada, amparados por las leyes de la selva habanera, regida por el reguetón y el apellido Castro.

Cubanos residentes en Miami que han estado de visita en la Habana relatan que para entrar a la disco Fantasy hay que tener  “pinta de que tienes dólares suficientes para pagar. Si no, no eres bien recibido”.

“La entrada es por reservación previa, pero si llegas y alguien ofrece más dinero, corres peligro de perder tu mesa. Los tragos individuales tienen un costo promedio de entre 3 y 4 dólares, una botella puede costar 85 dólares, y muchos fans van al lugar con la esperanza de hacerse una foto con los artistas famosos, entre ellos Yomil y El Danny”.

Sandro Castro promueve en redes sociales otras páginas dedicadas a la venta de casas en Cuba (www.casascubanas.com), las cuales según aseguran algunas fuentes, forman parte de la inmensa cantidad de propiedades que maneja el emporio familiar.

Con información de Diario Las Américas y Redes Sociales.

¿Qué Opinas?