Dos Peloteros cubanos confiesan en corte haber pagado cientos de miles de dólares para llegar a EE.UU

En Cuba, ambos peloteros, ganaban unos 20 dólares al mes jugando béisbol.

Dos Peloteros cubanos confiesan en corte haber pagado cientos de miles de dólares para llegar a EE.UU

La agencia AP reporta que al menos dos peloteros cubanos confesaron a un jurado federal de EE.UU. que pagaron decenas de miles de dólares cada uno a una red de contrabandistas

Jorge Padrón y Reinier Roibal son los dos beisbolistas que dijeron a un jurado en Miami haber entregado parte del dinero pagado como bonificación por firmar sus contratos.

Contaron además la manera en que fueron sacados de Cuba por lanchas rápidas y llevados a Cancún, México, para entrenar al tiempo que esperaban los documentos necesarios para viajar a EE.UU.

Según los fiscales del caso, la red utilizada por los peloteros era operada por un agente deportivo de la Florida y un cazatalentos.

Los testimonios fueron dados en el juicio del agente Bartolo Hernández y el entrenador Julio Estrada, que se enfrentan a largas penas de prisión si son declarados culpables de conspiración y cargos de contrabando de personas.

Roibal es un lanzador que firmó con los Gigantes de San Francisco por 425 000 dólares en 2010, pero ahora está con los Dodgers de Los Ángeles.

Roibal dijo que pagó unos 170 000 dólares a la operación de contrabando, incluyendo un 5 por ciento para Hernández, de su contrato con los Gigantes. “No tenía idea de lo que estaba pasando”, declaró. “Yo también era muy joven y realmente no me di cuenta de que era una cantidad tan grande de dinero”.

Padrón, quien también fue llevado a México en barco desde Cuba, dijo que firmó con los Medias Rojas de Boston por 350 000 dólares en marzo de 2010. De eso, dijo que cerca de 140 000 dólares fueron a la operación de contrabando, incluyendo los porcentajes de Hernández y Estrada. Padrón, un jardinero y primera base, nunca salió de las ligas menores y más tarde fue liberado por los Medias Rojas.

Gran parte del testimonio de los jugadores se centró en los documentos de residencia de terceros países que necesitaban para firmar con un equipo de béisbol estadounidense, que según los fiscales contenía numerosas falsedades. Tuvieron que demostrar que ya no vivían en Cuba y que eran elegibles para firmar como agentes libres en lugar de ir al draft de MLB por menos dinero.

En los documentos de residencia mexicanos, por ejemplo, la ocupación de Padrón fue catalogada como “hojalatero independiente”, un trabajo que testificó en el juicio que nunca sostuvo. Roibal, a su vez, era “soldador independiente”.

Padrón dijo que los jugadores cubanos frecuentemente se reían de los trabajos que aparecieron en los papeles que llevaban sus nombres. “Fue como una broma entre nosotros”, dijo Padrón.

Roibal dijo que simplemente le entregaron varios papeles, muchos de ellos en inglés solamente, y pidieron su firma. “Me dijeron que firmara y firmara”, contó.

Los abogados de Hernández y Estrada dijeron anteriormente a los jurados que ambos dirigían negocios de béisbol legítimos y no estaban involucrados en el contrabando de jugadores cubanos o la falsificación de documentos oficiales. No está claro si cualquiera de los dos testificará.

Se espera que otros jugadores nacidos en Cuba tomen el puesto de testigo, posiblemente incluyendo a José Abreu de los Medias Blancas de Chicago, Adeiny Hechavarría de los Miami Marlins y Yoenis Céspedes de los Mets de Nueva York. El juicio está programado para durar varias semanas más.

Con información de AP, Cubanet y MLB.

¿Qué Opinas?