Esto fue lo que encontró un ciclista norteamericano en Cuba

Esto fue lo que encontró un ciclista norteamericano en Cuba

El protagonista de nuestra historia de hoy se llama Rob Wishon, ciclista norteamericano que recientemente estuvo en Cuba y grabó su recorrido por Pinar del Río, La Habana y otras provincias.

Rob se encontró con una parte de Cuba que pocos turistas ven. Por su cuenta, salió del circuito que suele programar la agencia de viaje estatal y se fue con su bicicleta por los campos y carreteras de la isla. Respiró el aire que respiran los cubanos, se encontró con un señor que orgulloso llevaba en su bicicleta un cerdo para comer. Puede que haya sido su comida de todo un mes. Luego llegó a casa de un carnicero privado, que en el patio de su casa prepara los animales para luego cocinarlos.

Luego, fue desde Pinar del Río hasta La Habana en bicicleta (más de 180 kilómetros) por unas carreteras no muy favorables para ir a pedal. En la capital, “bicicleteó” por todo Centro Habana y Habana Vieja, y vio lo que yo muestro casi a diario en las redes sociales.

Después de la reciente apertura de Estados Unidos a Cuba el pasado 17 de diciembre, más norteamericanos están visitando la isla. Recientemente vinieron Paris Hilton y Conan O´Brien, y aunque las opiniones sobre estos viajes suelen ser bastante polémicas, todo parece indicar que van a ir incrementando.

Hay varios tipos de turistas: el que viene a los hoteles todo incluido y no gasta un centavo fuera del hotel y que esas ganancias son en su totalidad para el Gobierno de Castro y, otros como Rob, que traen su propia bicicleta, no consumen gasolina, no contaminan, no se quedan en hoteles estatales, intercambian con cubanos, comen en casas de cubanos y se llevan una experiencia de primera mano de lo que es Cuba en realidad.