Ex-presos de Guantánamo demandan ayuda financiera de EEUU

Ex-presos de Guantánamo demandan ayuda financiera de EEUU

Cuatro de los seis ex-presos de la prisión estadounidense en Guantánamo (Cuba), acogidos por Uruguay como refugiados a finales del año pasado, cumplieron ayer 24 horas de manifestación frente a la embajada de los EEUU en Montevideo, exigiendo que Estados Unidos les proporcione ayuda financiera.

Los refugiados decidieron instalarse frente a la embajada norteamericana el viernes tras recibir la noticia de que “el Gobierno no pagaría más” el hotel que hospedaba a dos de ellos, según reportó a la agencia EFE una funcionaria del establecimiento.

En mayo de 2014 el entonces presidente de Uruguay, José Mujica, comunicó a Obama su resolución a aceptar a 6 detenidos en la prisión de Guantánamo, cuatro sirios, un palestino y un tunecino. El gobierno de EEUU no presentó cargos contra ninguno de ellos, sin embargo,  no pudieron devolverlos a sus respectivos países por miedo a represalias o por la situación violenta en Siria.

Los ex-prisioneros fueron trasladados a Uruguay el pasado mes de diciembre. Cuatro de ellos fueron alojados en una casa y otros dos en un hotel. El gobierno de Uruguay les proporciona además 15,000 pesos (600 USD) al mes para ropa, alimentos y otros gastos, 2,000 pesos menos del salario medio de la nación sudamericana.

Uno de los refugiados, Abu Wael Dhiab, un sirio de 43 años, reclamó el pasado mes de marzo un mayor apoyo económico por parte del Gobierno, para poder tener su casa propia, traer a su familia de Siria, comenzar un negocio y vivir con dignidad. Mujica declaró entonces que la responsabilidad financiera la tenía EEUU: “No podemos dar lo que no les estamos dando a los uruguayos… de alguna manera tiene que inventar Estados Unidos, porque es el responsable”.

Los refugiados manifestantes explicaron a EFE que habían tratado de ponerse en contacto con la embajada desde su llegada a Montevideo, y que aunque prometieron que sus condiciones iban a mejorar nada ha cambiado desde entonces.

Foto: Clarin