¡Mickey y Donald llegan a Cuba!

¡Mickey y Donald llegan a Cuba!

El “Todo en Uno” es un pequeño centro comercial o “mall” estatal situado en Varadero. Es frecuentado por muchos cubanos, sobre todo los fines de semana. Tiene una tiendecita, un parque de atracciones con montaña rusa, carritos locos, entre atrás atracciones. También una bolera donde la partida cuesta 2 dólares. Los mejores aparatos valen 1 dólar cada vuelta, los demás 50 centavos. Varadero es la zona turística más importante de Cuba, sin embargo este mall es visitado mayormente por cubanos.

El precio de los servicios que ofrece suena como una broma de mal gusto si se tiene en cuenta el salario que ganan los cubanos. Un profesional promedio gana alrededor de 20 dólares al mes.

Llaman la atención los animadores disfrazados de los tradicionales personajes de Walt Disney. Cobran directamente a padres y niños por retratarse con ellos. Destruye la inocencia de cualquiera ver la mano de Mickey Mouse o el Pato Donald estirada para recibir el pago. Lo hacen “por detrás del telón”, frase para describir los negocios ilegales en Cuba.

 

Uno de los personajes disfrazados, que no quiso revelar su nombre, dijo a CubaNet:

“Esto parece una pincha (trabajo) sencilla pero no lo es. Se pasa tremendo calor. Las personas pagan sin hacer reparos. Y el jefe se hace el de la vista gorda. Al final él coge su parte también. Aquí cada cual resuelve como puede. Yo no voy a estar todo el día vestido de muñecón para cobrar una miseria al final de mes. No es un secreto que nadie vive de su salario estatal.”

Cuando le preguntamos si estaba bien usar marcas registradas, como personajes de Walt Disney, sin la autorización de esta compañía estadounidense, nos respondió:

“En Cuba piratear es tan natural como tomarse un vaso de agua. Si Estados Unidos establece relaciones con Cuba este sería un tema interesante y complicado. Muchos podríamos quedarnos sin trabajo, incluidos nosotros que representamos a personajes de Walt Disney.”

 

Vladimir Ramos, que está con sus 2 hijos y su esposa de visita en Varadero, comentó:

“Uno la pasa bien aquí y la playa es la mejor, pero venir a un lugar como este es un lujo. El dinero que dispongo para gastar son ahorros de meses. Me hospedo en casa de un familiar. Si tuviera que pagar hospedaje no podría venir. Traemos la comida y la bebida de la casa para no tener que comprarla aquí. De esa forma nos queda dinero para que los niños puedan disfrutar del parque y comprarles alguna golosina. Varadero es un lugar caro. Nunca fue concebido para los cubanos sino para extranjeros. Jamás podría aspirar a hospedarme en un hotel de estos. Por ejemplo, dos noches en el hotel Bella Costa son 240 dólares. ¿De dónde voy a sacar esa cantidad de dinero?”

Los destinos turísticos de Varadero siempre han sido un sueño inalcanzable para la mayoría de los cubanos. Antes del 2008, porque existía una ley que les prohibía hospedarse en los hoteles. Cualquier cubano que entrara al lobby o estuviera alojado en un hotel, era sospechoso de tráfico de productos o de ejercer la prostitución. Esto creaba disgusto en la población, además de violar la propia Constitución cubana que, en su artículo 43, da el derecho a todos los cubanos a hospedarse en hoteles.

En un discurso en el palacio presidencial, el 22 de marzo de 1959, Fidel Castro dijo:

“Aquí buscaremos todas las playas y las mejores playas de Cuba, y haremos la organización nacional de playas públicas, que va a tener desde hoteles de lujo para los turistas hasta hoteles para los trabajadores, donde lo que se le cobre de más al que va allí a pagar el lujo, se le cobre de menos al trabajador en sus hoteles, y se le cobre de menos al maestro, que también tendrá su centro de recreo. Las 70 casas de bienes malversados de Varadero las pasaremos a la Administración Nacional de Playas Públicas, las alquilaremos a los que quieran pagar caro por ellas, y con ese dinero mantendremos a los hombres encargados de mantener el funcionamiento de la Administración Nacional de Playas Públicas, que tendrá hoteles y restaurantes para venderle al pueblo a precio de costo; porque no solamente le vamos a dar playa, le vamos a dar restaurantes donde se puedan comer un bistec.”

Tomado de: Cubanet