Obreros extranjeros en Cuba: Una burla del castrismo a los trabajadores cubanos

Obreros extranjeros en Cuba: Una burla del castrismo a los trabajadores cubanos

Hace poco más de un mes, causó sorpresa e indignación el saber que el gobierno cubano estaba empleando obreros indios y chinos en Cuba, pagándoles $1,300 dólares mensuales. Eso es algo inaceptable, cuando en Cuba hay una gran masa de trabajadores que tienen que trabajar en lo que encuentren ganando una miseria en pesos cubanos.

El gobierno cubano, ha sido incapaz de producir una respuesta convincente sobre la razón de esta aberración castrista. ¿Por qué no se contrata a obreros cubanos y se les paga lo mismo que se les está pagando a los indios?

Se habla de que los trabajadores indios son muy eficientes, pero yo veo a los trabajadores cubanos que llegan a Estados Unidos, después de un breve proceso de aprendizaje de las tecnologías que se utilizan aquí, ser obreros muy productivos, hábiles y creativos, y ganar más de $10 dólares la hora que son más de $1,600 dólares mensuales. Y algunos ganan más de $10 dólares la hora.

Me cuesta trabajo pensar que un obrero indio pueda ser más productivo que un obrero cubano, salvo que exista algo que haga que los obreros cubanos sean menos productivos en Cuba que lo que son aquí en Estados Unidos. Esto puede suceder.

Pero, ¿Qué causas harían a un obrero cubano ser menos productivo en Cuba que en Estados Unidos? Existen algunas causas y son válidas. La primera es la remuneración. A los trabajadores cubanos se les paga mucho menos que a los indios y eso tiene que ver con la motivación. Lo que le pagan a un obrero cubano no le alcanza para vivir dignamente, y si la paga es insuficiente, el obrero no se siente motivado a rendir, a producir, y tiene que robar para complementar su ingreso.

Me viene a la mente el famoso principio que dice que “Él hace como que me paga y yo hago como que trabajo”. Los sueldos que se pagan en Cuba son ridículamente bajos. El estado cubano explota innecesariamente al obrero cubano. Se hizo una revolución para terminar con la explotación del hombre por el hombre, para terminar en la explotación del hombre por el estado.

Según reporta Cubanet, el gerente comercial de un hotel propiedad del grupo Gaviota, S.A. declaró que “Contamos en la actualidad con más de 600 trabajadores extranjeros contratados (…), un 99 por ciento de obreros calificados. (…) La mayoría son indios. Hablamos de unos 460 en obras con Bouygues (una empresa francesa empleadora) y el GAE, con salarios que llegan a los 1300 dólares, y solo en dos o tres casos hasta los 2000 (dólares mensuales).”

¿Trabajadores extranjeros y obreros calificados? Me va a decir el gobierno cubano que el sistema educativo que es orgullo y bandera de la revolución, no es capaz de educar y entrenar a cubanos que sean buenos trabajadores y obreros calificados. ¿Está aceptando que el sistema educativo cubano impulsado por la revolución fracasó?

Y sin el menor empacho añade: “Para mediados de 2017 esa cantidad pudiera incrementarse y para 2020 llegaría a ser tres veces mayor entre obreros indios y chinos” a la vez que dejó abierta la puerta para que también pudieran traerse trabajadores especializados de Francia, Italia, España y México.

Cuando se emplean trabajadores cubanos, ellos quedan fuera del contrato y es el gobierno cubano el que tiene que pagarles. O sea, el interés del gobierno para que ciertas empresas inviertan en Cuba, les ha hecho realizar negociaciones pésimas, y sacrificar al pueblo y a los trabajadores cubanos en beneficio de los grupos empresariales de la nueva clase. “¿Por qué no contratar cubanos por el mismo salario? Porque nadie paga por sus contratos, esa es la razón.

Relata Cubanet que un funcionario de una de las empresas extranjeras trabajando en proyectos en Varadero, declaró: No existe interés en mejorar las condiciones del trabajador cubano. “Nos montamos en un camión y vamos a un parque de Cárdenas o donde sea, y ahí mismo en los parques hacemos los contratos y contratamos a todo el que quiera trabajar sin preguntar lo que saben o no saben hacer y están contratando mano de obra para construir un hotel 5 estrellas.

Obviamente, mucha de esa gente no está preparada para realizar lo que se espera de ellos y echan a perder el trabajo y también están las constantes y conocidas pérdidas de materiales. Eso obliga a las empresas extranjeras a contratar indios. Mientras más cubanos incapaces encuentren, más indios y chinos habrá que traer.

Que diferente sería si dentro de la apertura económica, se permitiera a los cubanos formar empresas constructoras, que puedan tener acceso a maquinaria moderna y que puedan capacitar a sus trabajadores para que sean empresas productivas y confiables que produzcan con calidad, como sucede en casi todos los países del mundo.

Pero eso no parece ser una prioridad para el castrismo. Prefieren que ganen los indios o los chinos que los cubanos, y todo a nombre de la revolución.